Ángel Baltasar 1955 Madrid
Con la pintura, el dibujo, los conceptos, las instalaciones, las infografías,
el vídeoarte, la animación y la poesía visual o escrita, he pasado el tiempo
jugando, el Arte es jugar y ese siempre será el camino.
Emprender una vez más es la historia de dar un paso detrás de otro
forjando la obra. Así es como yo he entendido y entiendo mis cuarenta
años largos dedicados a este juego, en constante búsqueda, y en
permanente e inagotable sorpresa.
Compartir los hallazgos no sólo es una legítima necesidad; es también, y
no en menor medida, un deber inherente al privilegio de sentirse creador.
¿Jugamos?

Comienza mi dedicación al Arte en 1964 tras el descubrimiento del Museo Nacional del Prado. MI primera obra es abstracta con gran influencia del Informalismo Abstracto español.
En 1980 abandono la abstracción y mi obra se hace radicalmente figurativa.
Sin embargo conservo una gran influencia del pintor expresionista abstracto americano Mark Rothko que inspira dos grandes obras monocromáticas, el Políptico del Azar Rojo y el Políptico del Azar Verde. Una preocupación constante es la fijeza de la pintura y por ende el movimiento de la fijeza.
Desarrollo experiencias de formato inusual con la influencia metodológica de los antiguos rollos chinos de GU KAIZHI. Estos trabajos son el preámbulo a mi actual dedicación al vídeoarte y la animación infográfica.
Una parte importante de mi obra la he dedicado al retrato.
Desde el punto de vista filosófico, mi obra deja ver la influencia de la Deconstrucción de Derrida y de alguna manera del post conceptualismo.
Pero no abandono la lección de la Historia del Arte de cualquier época
Actualmente desarrollo además otras formas de expresión como es la performance, el arte digital, el documental, el vídeoarte, la vídeo instalación, el videopoema y el crypto arte.

Angel Baltasar fotografiado por Carlos Estévez.